DÉJAME

Aquí estoy, a altas horas de la noche escribiendo, pensando, recordando… te. Justo cuando pensé que mi vida no podía ir mejor, llegaste tú de una manera bastante curiosa. Te encontré entre luces, canciones, personas, texturas y risas, precisamente cuando no buscaba nada ni a nadie.

¿Cursi? Sí, en realidad lo es, ¿pero sabes? realmente no me importa lo que las demás personas puedan pensar de esto, a mí me hace sentir bien. ¿Cómo es posible que casi no te conozco, pero hay algo en ti que me motiva a querer hacerlo a diario? ¿Cómo es que llegaste a habitar un territorio que yo me había jurado que era inhabitable, y ahora lo llenas con sólo una sonrisa, gesto o mirada?

Sé que tienes miedo, que tal vez es algo complicado para ti que alguien te quiera a manos llenas cuando tal vez tú y yo no nos hemos aprendido a querer a nosotros mismos. Sé que puede ser algo nuevo para los dos, puesto que nuestras experiencias en el amor han sido realmente reducidas y sin tanta variedad, ¿pero sabes algo? Esto puede ayudarnos a aprender de nosotros mismos y del otro.

Es difícil, lo sé. Hemos pasado por tantas cosas difíciles que nos hemos cerrado a conocer nuevas personas, nuevos amores. Sin embargo, contigo estoy dispuesto a correr el riesgo (si me lo permites).

08

Déjame ser ese que vele tus sueños, que esté contigo en los momentos difíciles y que no se vaya cuando las cosas se ponen aún peores. Déjame ser ese que te acompañe en tus múltiples logros y también en tus derrotas, que disfrute caminar contigo bajo la lluvia. Déjame ser ese hombre que te haga sonreír cuando nadie más lo ha hecho, quiero ser una pequeña luz en tus momentos de oscuridad.

Déjame ser alguien con quien conozcas lugares nuevos, sabores, paisajes, besos y un nuevo amor.

enamorados-abrazados-119361

Sólo déjame ser alguien que quiere quererte como nadie lo ha hecho en la vida, alguien que te valore, te respete, te acepte tal y como eres y te lleve a las estrellas cuando nadie más ha podido hacerlo.

Déjame hacerte feliz. Te lo mereces.

Anuncios

EL LUGAR EN EL QUE VIVO

**NOTA: Antes de comenzar con este artículo, me gustaría pedirte que, si ya comenzaste a leerlo, lo hagas hasta el final para que entiendas el objetivo de este escrito. Puede ser que te sientas aludido/a en alguna de las partes siguientes, si te vas a enojar o no lo vas a leer entero, pues mejor déjalo de una vez.**

El lugar en el que vivo es pequeño, pero a pesar de eso, hay mucha gente (más de 360,000 habitantes aproximadamente). Es un lugar no tan limpio, lleno de tierra, con un tren que desquicia a toda la población decenas de veces al día, con un clima extremo (o te derrites o te congelas, no suele haber puntos medios) y muy plano con realmente pocas montañas alrededor.

El grueso de la población (no todos) es de esas personas que puedes conocer, con las que puedes convivir a diario en el trabajo, en la escuela y en actividades extracurriculares pero que generalmente cuando te encuentras en la calle te voltean la cara para no saludarte, o hacen como si no te conocieran; si uno no se acerca a saludar, el otro no hará el minúsculo esfuerzo por hacerlo y pasará de largo. Las personas aquí son raras: las personas que puedes llegar a considerar tus enemigos o personas antipáticas, con las que no haces click, terminan por ser grandes colaboradores y amigos, y, al contrario, aquellas personas que pueden jurarte ser tus amigos incondicionales y las personas con las que más puedes contar son las que pueden llegar a apuñalarte más por la espalda, hablar mal de ti o tirarte la mayor cantidad de mierda posible, todo puede pasar en esta viña del Señor.

la-farsa-1

Muchas de las personas (no todas) del lugar en el que vivo suelen necesitar rodearse de personas superficiales para sentirse bien, o completas, o queridas, o valoradas… si se encuentran solas, se sienten inútiles e incapaces de subsistir en el mundo, débiles y a medio morir. Necesitan estar acompañadas para poder hacerte burla, decirte cosas para hacerte sentir menos, para que les aplaudan e inflar su ego, y para llevar a cabo un bullying de talla maestra, cuando en realidad estando solos no se atreven ni a verte a los ojos o se convierten en personas introvertidas, limitadas, controladas y que hasta te sonríen cínicamente frente a frente.

Muchas de las personas (no todas) se sienten superiores por estar en un colegio privado, tener color de piel claro, ojos de color, cabello rubio, posibilidades de ir al antro, a cenar alitas y cerveza, a la plaza o a presumir sus coches en una avenida conocida de la ciudad, cuando en realidad se ven mucho peor que las personas que “calladitas se ven más bonitas”. La gente “fresa” escucha música de banda a todo volumen y las personas que uno menos espera escuchan pop, electro o incluso clásica, ¡qué ironía! La población suele ser inculta, cerrada a lo nuevo, “mocha” e intolerante, coda, materialista, corrupta y no precisamente tan brillante. Creo que podría seguir mencionando cosas como estas por mucho más.

Sin embargo, SIEMPRE en cualquier lugar donde haya oscuridad debe existir una luz que disipe todo ese abismo existente.

157197732-soplar-oscuridad-vela-iluminacion-quemarLa mayoría de las personas con las que yo personalmente me relaciono son propositivas, echadas para adelante, con ganas de crecer y con ambición de cosas buenas para el futuro. Mis amigos y amigas son talentosos, estudiosos, aplicados y muy luchones. Son personas buenas de corazón (no todos) y muy nobles, son perseverantes.

He descubierto una gran magia en el medio en el que me desenvuelvo: tantos jóvenes talentosos buscando salir adelante a partir de habilidades únicas y propias de cada uno de ellos. Son como diamantes en bruto que deben empezarse a pulir para lograr un gran brillo. Son chicos y chicas con ganas de luchar por sus sueños, de ir más allá de sus límites, que están dispuestos a ayudar (algunas veces sin esperar nada a cambio, algunas otras esperando cobrar doble). Jóvenes con esperanza de un futuro mejor, de brillar y ser únicos en su especie, sin esperar la aprobación de nadie. He tenido alumnos/as que representan para mí una verdadera joya, no es fácil ser quien realmente se es en estos tiempos de locura.

vf9941KMvtAqhTphTjVWbnnV

Los jóvenes con quienes trabajo buscan salir adelante a partir del teatro, el canto, el baile, las artes escénicas, campos que no son tan aceptados ni motivados por los padres de familia ni por la sociedad misma, que es la primera en poner trabas para desarrollar un trabajo en estos rubros a nivel profesional. Sin embargo, también conozco muchos papás que apoyan a sus hijos en sus caminos, los llevan a ensayos, presentaciones y asisten como público o hasta como tramoya y staff a las obras de teatro.

Puede parecer que hay más cosas malas que buenas en este texto y este mundo, y tal vez así sea, pero ¿qué haces tú para que las cosas cambien? ¿qué estás dispuesto/a a aportar para que el mundo sea diferente? ¿Eres parte del cambio o del problema? Es obligación de cada uno de nosotros trabajar desde nuestras trincheras por la juventud y el futuro que está a la vuelta de la esquina, y que llegará cuando menos nos demos cuenta.

Y… ¿cómo es el lugar en el que vives?

Gracias a ti

Foto: cortesía

Nos conocimos por casualidad, tal vez por accidente. Lo recuerdo muy bien: yo tocando una puerta y tú saliendo a abrir para atender. No te buscaba a ti, pero apareciste de frente y no te tomé tanta importancia en el momento, o al menos no la que tendrías para mí una semana después y hasta la fecha.

Tu buena onda, tu sonrisa y esa inquieta forma de ser llamaron mi atención, nunca había visto a alguien con tanta pila y ánimo como tú. Definitivamente no había sido casualidad el conocerte, yo pasaba por una etapa complicada lejos de casa, donde un abrazo sincero, un “buenos días, ¿cómo amaneciste?”, una mirada acompañada de una gran sonrisa como la tuya era lo único que necesitaba para sentirme mejor, y puedo decir que todas estas cosas y más llegaron en tiempo y lugar preciso. 

Esas charlas inteligentes interminables, los trayectos recorridos con tu compañía, los abrazos largos que siempre me dabas, las tardes de trabajo, las noches de rumba, las recomendaciones de libros, las comidas después de una mañana larga de estudios, los maratones de películas, las clases y ensayos, los días largos en los que no hacíamos nada pero aún así aprovechábamos el tiempo haciendo cosas en casa son algunas de las cosas que recuerdo con más cariño, porque definitivamente todo era genuino. No me queda duda de que siempre compartimos el tiempo porque quisimos compartirlo y no por compromiso u obligación. 

Foto: Sebastián Quintero

¿Sabes? No hay día en que no piense en ti, que te traiga a mi mente o haga mi mejor esfuerzo por sentirte cerca. Cuando siento que no puedo más por el cansancio, la frustración, el enojo, el resentimiento o la soledad me pongo a pensar qué harías tú en esta situación, y cobras vida en mi imaginación y mis sentidos, eres palpable una vez más a pesar de lo que nos separa, ¡y qué dicha que así sea! Inspiras mis pasos, mis acciones, mi trabajo y mi día a día; te convertiste en alguien fundamental para siempre y con gusto tomo esta condena. Gracias a ti aprendí a estar más atento a mi entorno, a priorizar mis deberes, a escuchar a mi corazón y a disfrutar los pequeños momentos de la vida, esos que pasan en un abrir y cerrar de ojos y que se van para no regresar nunca más. 

Lo sé, cometí un grave error, uno que no quiero repetir jamás ni hablar del tema, pero he crecido a partir de ello y no me permitiré que pase de nuevo.

Me hiciste feliz, lograste entrar hasta el lugar más recóndito de mi corazón y te quedaste ahí para siempre, llenándome de risas y mucha felicidad. No miento cuando te digo que mi ideal eres tú, uno de mis grandes motivos para crecer y salir adelante, y luchar por lo que quiero y deseo hacer. 

“Andas en mi cabeza a todas horas” recita una famosa canción, que en cuanto la escucho, me lleva a esos mágicos lugares que visitamos, las calles por las que caminamos y los momentos que compartimos. ¿Teatro? No había conocido a nadie que como plan de fin de semana me llevara a una función de teatro; ¿baile? conozco a muy pocas personas con una memoria corporal tan buena como la tuya; ¿pan? No conozco a nadie que pueda disfrutar de ese placer culpable sin parar y subir algunos kilitos, cosa que a ti no te pasaba, y así como estos ejemplos, podría enumerar muchas cosas más.

Si de algo estoy agradecido es de que Dios te haya puesto en mi camino y me haya permitido coincidir contigo para crecer, amar, disfrutar y aprender que la vida se va, que hay momentos que no se repiten de la misma forma y que las oportunidades se van y no regresan nunca. Gracias por ser esa persona que me ha inspirado a trabajar en la mejor versión de mí, a trabajar duro por lo que quiero y a seguir soñando tan alto como me sea posible. 

Foto: Sebastián Quintero

“Eres la compañía perfecta para cualquier persona, y para mí eres la más perfecta” 

¿Cómo fue?

¿Cómo fue que llegaste de la nada a mi vida a apropiarte de un lugar privilegiado en mi mente y mi corazón, y ahora dejas un vacío tan grande como tú? ¿Cómo lograste convencerme de que eras un excelente partido, de hablarle a mis amigos y amigas de ti, de todo lo bueno que he visto siempre en ti y de todo lo que seguro podrías aportarme para después dejar todo a la deriva y verte partir sin más? ¿Cómo hiciste para acostumbrarme a alentarme, a impulsarme a ser yo mismo y dar lo mejor de mí hoy y siempre cuando ya no estas para recordármelo? ¿Cómo puedes decir que soy alguien importante para ti cuando tus acciones y tus palabras demuestran lo contrario? ¿Cómo te atreves a dejar dentro de mí un corazón roto que lo único que desea es amar sin condiciones y encontrar a alguien que desee hacer lo mismo?

Muchas preguntas que todavía me hago en la cabeza y que seguro responderé con el tiempo, pero que calan hondo cuando pasan por mi mente; no te preocupes, ya pasará, estaré bien, y de hecho creo que mejor de lo que tú estás. No, no te molestes en preguntar qué tengo, tú bien lo sabes. No, no te atrevas siquiera a pensar que estoy exagerando o que soy muy dramático, así me conociste y nunca te pareció mal, incluso nos complementamos mejor de lo que esperábamos. 
Seguramente tú estás muy tranquilo en tu cama, viendo una película en Netflix comiendo palomitas mientras yo me quiebro la cabeza pensando qué más podía haberte ofrecido. Me parece que nada, ya estaba todo dicho, todas las cartas sobre la mesa y tú lo tomaste a la ligera. Tal vez el que tenga la razón seas tú y yo sea el que ha hecho una tormenta en un vaso de agua, suele pasarme muy a menudo. 
Creo que nunca te pusiste a pensar en todo lo que ocasionaste, y tal vez no tendrías por qué hacerlo, porque evitar la realidad y no dar explicaciones es mucho mas sencillo que dar la cara, siempre es más fácil huir de los problemas. Si te parece bien, haremos como que no pasó nada, como que todo está bien y que seguirá mejor, pero ahora con mis límites y mis barreras, esas que tuve que crear a partir de tu indiferencia y tu egoísmo. ¿Y sabes? Nunca le deseo el mal a nadie, pero cómo me encantaría que el karma regresé a ti y te rompan el corazón de nuevo para que estemos al mismo nivel, así podemos jugar parejo.

Espero que encuentres a ese alguien.

Lugar Para Mí.

Espero que encuentres a alguien que te ame con locura y espero que ese alguien te lo diga cada día.

Espero que te abrace con todas sus fuerzas y te tome de la mano al caminar. Espero sientas su mirada todo el tiempo. Espero que ría a carcajadas contigo y te piense todo el día.

Espero que encuentres a alguien con quien tomar café en las mañanas y bailar por las noches. Espero que pase las noches contigo inventando historias. Y espero que te recuerde que todo va a estar bien cuando sientes que tu mundo se acaba.

Espero que esté contigo en las fechas importantes y en los días comunes.Espero que encuentres a alguien con quien hablar del universo. Espero que disfrute tu compañía y se ría de tus chistes malos.

Espero que encuentres a alguien que se enamore de cómo la tomas de la mano y de cómo…

Ver la entrada original 124 palabras más

Oportunidades únicas en la vida.

Me encanta, gracias por la oportunidad de compartir!

IMG_5225

Entrevista a Sebastian Quintero, estudiante de Comunicación en la Universidad de Celaya, que realiza una estancia semestral en Bogotá, Colombia.

¿Cuando entraste a la Uni sabías que había programas internacionales?

Sí, fue una de las razones que me impulsó también a entrar a la Uni, tenía una idea sobre los programas pero no conocía todas las oportunidades que había.

 ¿Creíste que te irías a vivir y estudiar en el extranjero en tus primer semestre?

Desde que comencé la carrera recuerdo que le dije a mis papás: “antes de terminar la universidad me voy a ir de intercambio, no sé cómo le voy a hacer ni a dónde me voy a ir pero es una de mis metas”… Y estoy muy contento de haberla conseguido; claro, implicó mucho trabajo y esfuerzo previo pero valió mucho la pena.

¿Ya habías vivido o estudiado fuera de México?

Nunca, tuve en la preparatoria…

Ver la entrada original 409 palabras más

Una aventura llena de Mentiras

El pasado 19 de marzo tuve la oportunidad de viajar a la Ciudad de México (sí, esa que está llena de coches, smog. mucha gente caminando por todos lados y ruido, mucho ruido) para vivir una de las experiencias que más me han marcado y enriquecido en la vida. Una semana antes del viaje fui notificado por internet que había sido seleccionado para el callback de Mentiras, el musical y que debía presentarme en persona en el Teatro México del Centro Teatral Manolo Fábregas para una audición personal, después de haber mandado un video cantando la famosísima canción “Toda La Vida” de Emmanuel. Llegué al DF un día antes por la tarde-noche, ya que no quería tener contratiempos el día de la audición en el traslado. Llegué al teatro lleno de nervios, miedo y bastante esperanza para seguir avanzando en este proceso de selección tan riguroso. El miedo y todo lo malo se me olvidó cuando me reencontré con Mayte de Samaniego, gran actriz, cantante e intérprete, y por supuesto, una pieza fundamental en mi vida. Comencé a conocer a varios de los chicos y chicas que se encontraban en la misma situación o peor que la mía, pero en los que brillaba el entusiasmo por el simple hecho de estar viviendo esa experiencia. Pasé al registro y para mi fortuna me tocó el número 4, que me ha acompañado a lo largo de toda mi vida. Al entrar, el panel de jueces estaba bastante animado, con una vibra súper ligera y súper receptivos a todo. Me ayudaron a desarrollar mi audición con una de las actrices de la obra, Marta Fernanda (hermosa, buena cantante y buenísima onda) y me despidieron para esperar los resultados 5 horas después. No puedo describir todo lo que pasaba por mi cabeza en el momento que me subí al escenario donde cada fin de semana, después de 7 años, se sigue presentando el musical mexicano más exitoso de todos los tiempos; ver la escenografía, tocarla, estar en la famosísima plataforma giratoria fueron grandes recuerdos que llevo conmigo. Lamentablemente no pasé al segundo callback, pero estoy agradecido por la oportunidad que se me dio para llegar hasta donde llegué; a mis amigos, familiares, conocidos y amigos de mis amigos que me regalaron un minuto de su tiempo para votar por mi y darme su apoyo incondicional. Comparto con ustedes algunas de las fotografías que mejor describen ese día 🙂